De estilista a icono: Patricia Field

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Patricia Field alcanzó la fama como la diseñadora de vestuario de una de las series más representativas del mundo de la moda: Sexo en Nueva York. La repercusión de la serie y del estilo de su protagonista, Carrie Bradshaw, la catapultaron a la fama. Si, la culpa de que toda mujer quiera unos manolos, o que sueñe con un tutú como el del intro de la serie, es de esta estilista. Lo más curioso es que empezó a trabajar en la serie debido a su gran amistad con Sarah Jessica Parker, que conoció en el rodaje de Rapsodia y de la que se hizo íntima y estilista particular en ocasiones.
Su paso por la serie la ha convertido en la estilista que todos quieren para sus producciones. Patricia Field ha dado su toque a series como Cashmere Mafia o Betty. Además su trabajo en el cine le ha valido la candidatura al Oscar por El diablo viste de Prada. Y Patricia ha seguido trabajando con el elenco de Sexo en Nueva York en las dos películas realizadas, que han seguido creando tendencia.

Image and video hosting by TinyPic

Patricia a la derecha

Ha sido nominada además multitud de veces a los diseñadores de la Asociación de Diseñadores de Vestuario y a los Emmy, que ha ganado (respectivamente), en cinco y dos ocasiones.
Patricia ha creado asimismo un pequeño imperio, y posee una tienda en el Soho neoyorkino que hace las delicias de fashionistas y seguidoras de la serie. Allí vende sus propias creaciones con su inconfundible sello.

Image and video hosting by TinyPic

Es decir, Patricia Field además de estilista, se ha convertido en icono y celebrity. Además es bastante polémica, fue de las pocas personas influyentes en el mundo de la moda que se atrevió a defender a Galliano tras su incidente nazi. Y fue jurado en Project Runway. Si es que esta mujer vale para todo…

La moda como protagonista

Etiquetas

, , , , , , , ,

Aunque sean dos campos muy relacionados entre sí, pocas series cuyo tema principal es la moda triunfan. Ya hemos comentado como el diseño de vestuario es esencial en todas y cada una de las series, como una series crean tendencia y como en otras sus personajes hablan de ella como algo cotidiano.
Sin embargo, ninguna serie centrada 100% en la moda ha conseguido triunfar, de momento. Y aunque hayan sido pocas las que se han estrenado – y después cancelado – , al menos lo han intentado.
Fue curioso el caso de la serie The Beautiful Life, producida por el conocido actor Ashton Kutcher. La serie contaba la historia de unos modelos de Nueva York y todo lo relacionado con la profesión: desfiles, campañas, la convivencia en la residencia, y por supuesto, las relaciones personales entre sus protagonistas. Ni una rescatada Mischa Barton ni una –increíblemente buena actriz – Elle Macpheron consiguieron que pasara de los 3 episodios en antena. Ni siquiera los impresionantes cameos del mundo de la moda pudieron ayudar (la serie comienza con un desfile de Zac Posen, con él en persona). La serie fue cancelada, pero Ashton no quiso tirar simplemente la serie a la basura y en Youtube están colgados todos los capítulos que fueron grabados.

Image and video hosting by TinyPic

Lo que si que triunfan son los reality shows respecto al mundo de la moda. Project Runway, presentado por la top Heidi Klum, lleva ya muchas ediciones en pantalla, buscando al próximo gran diseñador de EEUU. Para encontrar a quien llevarlo, tenemos a Tyra Banks y America’s Next Top Model, con mucho más éxito que la edición española de Supermodelo. Lleva ni más ni menos que 18 temporadas y preparando la 19.
La otra estrella de los realities ha sido la estilista de los famosos, Rachel Zoe. The Rachel Zoe Project comenzó como una humilde estilista freelance en el garaje de su casa y acaba en su cuarta temporada con unas oficinas en L.A. que manejan su imperio: su trabajo de estilista, su línea de ropa, sus libros… Convirtió a Rachel Zoe en una auténtica celebrity, intentando alejarla de la mala reputación que tenía antes de la serie (la acusaban de inculcar la anorexia a Nichole Richie o Mischa Barton), y curiosamente, llegar a reírse con ella. Su divertida forma de hablar se ha colado ya entre muchos, que la citan diciendo “Bananas” “Fucking bananas” “I die I die I die” o cualquier otra expresión de sorpresa de la estilista de las estrellas. Además dio fama a sus dos ayudantes, Taylor y Brad, que tras acabar muy mal con ella montaron su propio negocio y consiguieron reality a su vez.

Image and video hosting by TinyPic

La última serie en atreverse a intentar triunfar con el tema de la moda es Jane by design. La serie cuenta como una joven chica entra como ayudante en una firma, y todo lo relativo al mundo de la moda en ese campo se intenta reflejar en la serie. Andie Macdowell es la jefa de su protagonista. De momento no la han cancelado, ¿cuánto aguantará?

Creando tendencia

Etiquetas

, , , , , , ,

La moda no siempre está reflejada en la pasarela o las revistas, sino que es tan sencillo como encender la televisión para saber qué se lleva. Que Sienna Miller diga que se llevan (digamos una locura) las boas moradas, puede dictar cátedra o no. Sin embargo, que una serie consiga éxito normalmente se refleja también en la moda.
Son muchas las series que además de triunfar en el prime time y los Globos de Oro, lo hacen en la calle.
Puede que esta fiebre comenzase con la serie “Blossom” que allá por los 90 transmitió el estilo de sus protagonistas a sus seguidores, que comenzaron a llevar coloridos atuendos y atrevidos peinados emulando a Blossom, Six y el resto del reparto. Los sombreros (con flores, muy casual) y amplias rebecas y jerseys fueron señal de la época.
Un poco más cercana es la fiebre FRIENDS que se convirtió en serie clásica de la que es casi imposible encontrar detractores. Además, creo furor entre la moda de la época. El estilo de Rachel, Monica e incluso Phoebe se apoderó de la calle. Y si se ve hoy en día algún capítulo de sus primeras temporadas veremos que muchas tendencias siguen entre nosotros, o se han rescatado en momentos revival. Sin ir más lejos el otro día vi como Rachel llevaba unos vaqueros de cintura muy alta con unos zuecos, un conjunto que podría haberse visto por la calle hace un año (pero gracias a Dios dejamos a los zuecos en el armario una vez más). Incluso existe un tipo de peinado titulado como “El Rachel”, media melena con mechas rubias y cubriendo su cara.

Image and video hosting by TinyPic

Existen además otras tendencias vergonzosas para muchos, pero que increíblemente poblaron las tiendas hace unos años. La serie española “Un paso adelante” marcó a una generación, y además del aumento de la matriculación en clases de baile, los calentadores y camisetas de las Super Nenas reinaron entre sus aficionados.
Por último cabe destacar series más actuales que también crearon impacto en el mercado textil. La serie americana “The OC” se centraba en la vida de unos chicos ricos en la costa oeste, y su aire desenfadado y californiano (pero a base de marcas de lujo) se convirtió en tendencia. Además, de su mismo creador, Gossip Girl ha sido la última gran serie en estar a la moda. Los looks de la élite del Upper East Side, sobre todo los de su protagonista Blair Waldorf, inundaron las tiendas. El look lady de las primeras temporadas, siempre acompañado de su complemento estrella, las diademas, incluso inspiró colecciones de grandes almacenes.

Image and video hosting by TinyPic

Y por supuesto, no olvidar la locura Mad Men que se apoderó de la pasarela en la pasada temporada y de la que hablamos aquí.
¿Cuál será la siguiente serie en vestir a la gente de la calle?

El Secreto de María (II)

Etiquetas

, , , ,

Continuamos con la entrevista a María Jiménez del Monte, responsable de vestuario y estilista de El secreto de Puente Viejo.
Trabajar en una serie ha traído buenos momentos a María, que se han convertido en anécdotas. Cuenta como por un capricho de un director, tuvo que encargar a una empresa asturiana las tradicionales madreñas para que las actrices caminaran por el barro. Recuerda lo costoso que fue conseguirlas, y sobre todo, las risas que produjeron entre el elenco a la hora de ver a las actrices intentando caminar con ellas.
Cuenta que para recordar las series donde ha trabajado, intenta quedarse con algo del vestuario. Así, de su serie anterior, “Dr Mateo” , se llevó un delantal con el que rememora buenos momentos cada vez que cocina.
Una gran cualidad de María, y de esperamos el resto de gente que se dedica a este oficio, es la profesionalidad. Al hablar de actores famosos que tal vez puedan intimidarla alguna que otra vez, contesta “nosotros los vemos como un compañero más de trabajo, los desmitificamos mucho por que si no, no podríamos trabajar cada día”.

Image and video hosting by TinyPic

“¿El tiempo?” –se cuestiona cuando le pregunto sobre el gran ausente en las series – “Eso en una serie diaria no sabemos ni lo que es. Cuando miras hacia atrás y ves lo que has sido capaz de hacer te sientes muy orgullosa por que has conseguido hacerlo y sacarlo adelante dignamente, pero claro piensas en como hubiera quedado con un poco más de tiempo y te da rabia, pero es lo que hay. Como en todo te terminas acostumbrando y ya lo haces casi sin darte cuenta, de hecho ya no sabemos trabajar igual si no tenemos esa presión.”
Por último nos centramos en como valora su trabajo. Primero de todo, llama la atención como llegó a su profesión “de rebote” ya que María estudió marketing. “Cuando acabe marketing solo encontraba trabajo de comercial y no me gustaba mucho, así que hice un curso de escaparatismo y estuve trabajando en algunas tiendas haciendo los escaparates pero no me daba para vivir. Me quede en el paro y me apunte a unos cursos del inem, hice uno de vestuario escénico y así fue como empecé en esto, luego hice otro curso de patronaje y aquí estoy. Es una profesión que te tiene que gustar, parece bonita desde fuera pero es dura, si no te gusta no aguantas el ritmo.” Lo que más la gusta de su trabajo es “todas las cosas que puedes hacer , crear y aprender. Es un trabajo muy dinámico y que cada día es distinto. Puedes conocer un montón de gente distinta y apasionante. “

Image and video hosting by TinyPic

Y para despedirnos la invito a reflexionar sobre uno de los temas por los que comencé este blog. ¿Por qué está tan poco valorado el vestuario de series frente al del cine? “Bueno creo que no esta tan valorado como debería. Siempre se nos tacha de que hacemos las cosas como si fueran churros por lo que nos es tan artístico como el cine. Y es verdad, pero no tenemos ni el tiempo ni el dinero que tiene el cine, pero creo que aun así hacemos un gran trabajo, hay grandes profesionales en televisión y es simplemente que no es comparable una cosa con la otra, el cine es el cine y la tele es la tele. No se trata de que sea mejor o peor, simplemente son productos distintos. Me gustaría que se nos tratara mejor y que se nos reconociera más nuestra profesionalidad. Pero bueno, le esperanza no podemos perderla.”

María, muchísimas gracias por tu tiempo. Tu entrevista me ha aportado, a mí y al blog, mucho más de lo que te puedes imaginar.

Fotos: Facebook oficial de El secreto de Puente Viejo

El Secreto de María (I)

Etiquetas

, , , , , , ,

Sensación de vestir ha tenido la enorme suerte de poder entrevistar a María Jiménez del Monte, diseñadora de vestuario. Actualmente trabaja en la serie diaria de Antena 3 El Secreto de Puente Viejo como estilista y responsable del departamento de vestuario “Esto es lo primero que hago como responsable, pero llevo más de seis años en esta profesión. Empecé como meritoria, después fui sastra de plato, ayudante de estilista y ahora estilista”.
Su trabajo consiste básicamente en  en buscar y realizar el vestuario tanto de los personajes fijos de la serie como de los que van apareciendo a los largo de los capítulos (episódicos les llaman).” Me ocupo también de que no haya ningún problema y esté todo lo que se necesita en cada día de grabación que tenemos, vamos que todo esté correcto.”

Image and video hosting by TinyPic

Una de nuestras mayores inquietudes era como plasmar la época, a lo que María nos contestó: “Cuando me propusieron la serie, a parte de una gran emoción, también sentí un poco de nervios y una gran responsabilidad por que la época tiene sus cosas buenas y muy gratificantes para nuestro trabajo, pero hay que documentarse muy bien para no meter la pata, ya que siempre hay alguien muy pendiente para sacarle punta a todo e intentan siempre pillarte en algún error. Pero la verdad es que es muy bonito y aprendes muchísimo. Sobre todo me documenté con libros sobre la historia de la moda, internet que también es muy útil y el museo del traje”.
Sin duda, esta entrevista ha sido una gran lección de vestuario de época, ya que no todo se reduce a enaguas. ¿Y a la hora de distinguir entre clases sociales? “Es bastante fácil distinguir unas clases sociales  de otras, llevan cosas muy distintas. En cuanto a las mujeres, las ricas casi siempre llevan vestidos, faldas y camisas mucho mas adornadas  que las mujeres pobres. Las ricas llevan tocados, guantes, botines de tacón y joyas que las pobres no llevan y cambian los tocados por pañuelos en la cabeza de lo mas simples al igual que sus blusas y faldas que no tienen ningún tipo de adorno y nunca llevan vestidos y se calzan con alpargatas. Sus ropas también suelen estar un poco manchadas. La clase media es una mezcla entre las dos, no se les ve tan lujosas y distinguidas como las ricas pero no tan simples como las pobres. En cuanto a los hombres las prendas básicas suelen ser iguales, pantalón, camisa, chaleco… pero los ricos llevan levitas los pobres no, los ricos llevan plastrones (corbatas de la época) los pobres bambulas, los ricos se sujetan los pantalones con tirantes, los pobres con  fajines, los ricos se cubren la cabeza con chisteras, los pobres gorrillas y unos se calzan con botas de piel y los otros con alpargatas. Al igual que las mujeres los hombres de clase media son una mezcla de los dos, van con bombín en lugar de chistera y americana en lugar de levita. Creo que más o menos están todas las diferencias, con esto si ves a unos y a otros sabes bastante bien identificar de clase social son cada uno de ellos.”

Image and video hosting by TinyPic

El proceso de conseguir la ropa se asemeja a lo que contó Patricia Monné sobre las series de época que había realizado “La verdad es que hacemos un poco de todo, pero el 80% de la ropa que tenemos en la serie es alquilada. Trabajamos con la empresa “Cornejo” que son especialistas en vestuario para cine y televisión.  Vamos allí a sus naves y elegimos la ropa en función del personaje, la época del año y las necesidades que tengamos en ese momento en la serie. Son muy profesionales y nos ayudan y asesoran cuando tenemos algunas dudas. Cuando tenemos alguna idea muy concreta sobre alguna prenda y no la encontramos o cuando tenemos alguna trama, como un asesinato y necesitamos ropa doble (en Cornejo no disponen de ropa doble, son piezas únicas), pues la diseñamos, compramos la tela y la sastra, que es la persona que se ocupa de coser, lo hace posible. En cuanto a comprar, no compramos nada actual por que no nos sirve para la época y las transformaciones que hay que hacer son tan complicadas que tardamos menos en diseñar y hacer algo que en cambiarlo por completo. En cuanto a diseñadores no trabajamos con ninguno, la mayoría de las veces el tiempo corre en nuestra contra y no tenemos el tiempo suficiente como para que sea viable. Con lo único que trabajamos más actual es con “Mimoki”. Es una firma de tocados, que tienen la amabilidad de colaborar de manera gratuita con la serie y tienen algunos diseños que la verdad es que nos encajan en la época, ¡¡no sé que haríamos sin ellos!!”

Image and video hosting by TinyPic

(Continuará..)

Fotos: página oficial de Facebook de El Secreto de Puente viejo

Personajes fashionistas

A veces olvidamos que la moda no solo influye en las series en el qué se podrán, en el diseño de vestuario. Son personajes con inquietudes, y que como cualquier persona, se preocupan de lo que visten. Y en cada serie suele haber algún que otro personaje apasionado del tema.

Es curioso como muchas series tratan temas relacionados con el mundo de la moda como si todo el público fuese a entenderlo. Y no precisamente en series cuyos espectadores tienen que ser expertos de la moda. Obviamente si alguien ve Sexo en Nueva York sabe de antemano que los protagonistas, junto a las chicas, son la ciudad y la moda. Qué fashionista no ha citado alguna vez a Carrie Bradshaw “Cuando llegué a Nueva York estaba totalmente arruinada, a veces me compraba VOGUE en vez de cenar. Simplemente sentía que me llenaba más”. Incluso la propia Carrie trabajó una época en VOGUE, siendo continuas las menciones a la todopoderosa Anna Wintour, editora jefe de la revista en Estados Unidos.

Sin embargo, llama la atención como en series como Glee, dedicada a un público americano adolescente, y con los típicos argumentos de serie teen aderezada con musical, hagan grandes referencias al mundo de la moda. Así, sin hacer una búsqueda profunda, recuerdo varios momentos. En un capítulo dedicado a Lady Gaga, Kurt, el personaje gay, habla sin problemas del vestuario de la nueva reina de la canción. Como si todo el mundo lo entendiese, no se corta al hablar del diseñador Alexander McQueen y los zapatos armadillo que lleva Gaga en sus videoclips, diseñados por él. Al igual que Brittany dice en otro capítulo “Me han nombrado la adolescente más estilosa de América en The Sartorialist”. The Sartorialist es un blog de street style de renombre internacional para los entendidos en el mundo de la moda. Scott Schuman recorre el mundo fotografiando los estilismos que más le llaman la atención, desde Semanas de la Moda a señoras de la limpieza por Nueva York. Por último, hace cuestión de dos semanas, un nuevo personaje invocaba a su alter-ego definiéndolo como el hijo que tendrían Beyoncé y André León Talley. Talley es editor de VOGUE USA y una auténtica celebridad entre los entendidos de la moda. Pero más del 70% de los espectadores de Glee solo pronunciarían un “¿quién?” a la hora de oir estos nombres.

Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Hay series que simplemente tienen una unión con una marca. No sabemos si hay motivos económicos por detrás, pero la relación de Mad Men con Hermès es in’n’out de la pantalla. En la serie, se hacen referencia varias veces a la firma francesa. Peggy Olson recibe misteriosos regalos en forma de pañuelos de Hermès, y Joan Harris en una breve etapa en la que no trabaja en Sterling Cooper Draper Pryce, lo hace en una boutique de la casa de los Carré, los Birkin y los Kelly. Y tal vez en recompensa, en 2011 Hermès lanzó una colección inspirada en la serie de culto.

Y hay otras series en las que es necesario ser un entendido de la moda si quieres seguir el hilo argumental. En Gossip Girl son multitudinarias las referencias al mundo de la moda y son tantos los personajes que han realizado cameos en fiestas del Upper East Side, que no siempre es sencillo reconocerlos. La mayor parte de las mejores citas de Blair Waldorf manejan un lenguaje fashionista no siempre sencillo de seguir. Frases como “Quién dijo que la felicidad no se compraba no sabía donde ir de compras” o “Quiero parecerme a Grace Kelly, no a Grace Coddington” son su dia a día (Grace Coddington es la mano derecha de Anna Wintour en VOGUE, antigua modelo que sufrió un accidente de tráfico y tras varias operaciones pudo recomponer su cara). A menudo estas frases van acompañadas de la presencia de diseñadores como Vera Wang encargando su vestido de novia, estilistas como Rachel Zoe bañadas en chocolate o el editor de Elle Joe Zee.

Image and video hosting by TinyPic

Por último, en clave remember: FRIENDS. La mítica serie de los 90 e inicios del SXXI contaba con una gran apasionada del mundo de la moda, Rachel Green. Rachel, tras abandonar Central Perk se propone perseguir su sueño de trabajar en lo que realmente la gusta. En total, consigue trabajo en Fortunata Fashions, Bloomingdale’s y Ralph Lauren. Con visita del mismísimo Ralph Lauren. De hecho finaliza la serie con ofertas en Gucci y Louis Vuitton en Europa.

Image and video hosting by TinyPic

Como conclusión, la misma premisa con la que comencé esta investigación. Supongo que cualquier aficionado de la moda sentirá lo que yo siento cuando veo alguna de mis series favoritas y pronuncian nombres que llenan un poco mi vida y que presumo de conocer. Pero, en series cuyos espectadores no son necesariamente entendidos… ¿qué necesidad hay?

Citas Desesperadas

Etiquetas

, , , ,

A  continuación os dejo unas citas de diseñadores de vestuario de series míticas, sobre su propio trabajo:

Juliet Polcsa diseñadora de vestuario de la serie de la HBO Los Soprano:

Hay magia en la serie, y creo que mis trajes han contruibuido a ello. Llevo con el elenco desde el inicio de la serie, cuando realmente desarrollamos quienes eran los personajes. Después de tantos años hemos diseñado a los protagonistas. Ahí comienza un sentimiento de mantenerlos a medida que el tiempo pasa y los personajes cambian un poco. Hay un desafío que no se tiene en las películas, porque en éstas hay una historia con un final que contar. Esto es esencialmente todas las diferentes maneras en las que puedes resolver un problema, y es lo que haces una y otra vez. No hay una zona segura y confortable. De vez en cuando escriben un nuevo personaje y es como recibir un disparo en el brazo

Jill Ohanneson diseñadora de vestuario de A dos metros bajo tierra:

Cuando diseñas ropa, diseñas cuerpos con aspectos típicos -curvas, caderas y hombros. Pero en el diseño de vestuario diseñas para un personaje. No tienes que diseñar simplemente unos pantalones, una camisa y una corbata. También diseñas su tristeza, sus caídas y sus ascensos. Hay tantos caminos emocionales con los que jugamos -color, textura, estampado y todo lo que cae y contribuye a lo que realmente el personaje es

Ciclo de Moda y Cine II: Dieño de Vestuario. Parte 2.

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Continuamos con la interesante conferencia de la diseñadora de vestuario, Patricia Monné.
En las series se encuentra con ventajas e inconvenientes. La mayor dificultad es el tiempo. Según Patricia Monné “es más estresante pero más estimulante”. Mientras que en la grabación de una película cuenta con meses para prepararlo todo y mucha tranquilidad a la hora de filmar, con una serie ocurre todo lo contrario. Tras contratar su trabajo con la serie, apenas dispone de tiempo para preparar el vestuario de los personajes. Y mientras se rueda, a ese ritmo frenético, no hay tiempo para comprar nuevo vestuario o realizar muchos cambios. El tiempo es esencial. Lo bueno, es que en las series los protagonistas cuentan con un vestuario fijo durante casi toda la temporada. Esto puede ser beneficioso si funciona desde el primer día y no hace falta renovarlo. Los actores invitados en un capítulo o varios, requieren la ropa en ese momento, a contrarreloj, y bajo las peticiones del director.

Image and video hosting by TinyPic

El vestuario de la serie “Piratas” corría a cargo de Patricia Monné

El boom que han experimentado las series de época en la televisión española y mundial cambia las pautas seguidas hasta el momento por el diseño de vestuario. Ya que por muchas tiendas de segunda mano que se encuentren, no es común encontrar mucha ropa del siglo XVII. Así, empieza lo que Patricia Monné designa como “lo bueno”: diseñar la ropa. Por lo tanto, en estas series la mayor parte del vestuario es a medida y único, intentando ajustarse lo más posible a la época. El resto lo completan básicos que puedan comprarse hoy en día, como una simple camisa blanca en Zara o alguno de los corsés que a día de hoy han vuelto a llevarse.
Patricia se apresuró a explicar que si vemos algún elemento en alguna serie que parezca que no encaja con la época, ella no suele tener la ropa. Y concluyó “hay directores muy caprichosos que con tal de que tal actor lleve un objeto, les da igual el tiempo en el que se encuentren”.
Respecto a algunos trucos, aclara que no todos los actores son perfectos. Los diseñadores de vestuario intentan que lo parezcan. “Muchos tienen tripita, celulitis, y es nuestro trabajo ocultarlo”.
¿Y qué pasa con la ropa cuando acaba una serie o una película? La mayor parte se queda guardada en cajas en los almacenes del estudio. Una pena.

Ciclo de Moda y Cine II: Diseño de Vestuario. Parte 1

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

La última conferencia del ciclo de Moda y Cine realizado en la Carlos III corrió a cargo de la prestigiosa Patricia Monné. Patricia Monné cuenta con una larga trayectoria profesional como diseñadora de vestuario. Ha participado en numerosas series de televisión y películas, la última, Luces Rojas del español Rodrigo Cortés, con Robert de Niro, Sigourney Weaver y Cillian Murphy.

Image and video hosting by TinyPic

Patricia nos ilustró sobre el proceso de diseño de vestuario desde el momento en el que recibe el guión hasta que se filma la película o serie. Es el siguiente:
1. Patricia recibe un guión. Le gusta, no le gusta, eso es cosa suya. A partir de este momento ella comienza a imaginar la personalidad de los personajes, y la ropa que ayudaría a los espectadores a conocerla mejor.
2. Si está interesada, mantiene una entrevista con el director o directora del proyecto. En esta entrevista, Patricia recibe el punto de vista sobre los personajes de la mano del director, lo que puede facilitar o dificultar el proceso de creación de vestuario.
3. A partir de este momento Patricia tiene que idear la ropa que cada personaje llevará en cada escena, a partir de las pautas del guión, del director, y de la experiencia de su profesión.
4. Cuando ya sabe qué llevará cada uno, tiene que conseguir la ropa. Patricia y su equipo recorren tiendas y almacenes, de gran tirada o exclusivos, para conseguir reflejar lo mejor posible la personalidad de cada personaje. El presupuesto de la película es esencial en esta parte del proceso.
5. Cuando ya tiene la ropa, tiene que realizar pruebas de vestuario privadas con los actores. Ella, una cámara y un actor o actriz que medio mundo mataría por ver en el estado que ve Patricia. Toma fotos de todas las diferentes opciones y en diversos ángulos para así conseguir la mayor efectividad respecto a las cámaras.
6. Estas fotos son llevadas al director, que, si da su aprobación, dará paso a…
7. Pruebas definitivas de vestuario, maquillaje y luces con los actores antes de comenzar a filmar la película o serie.

Este proceso puede complicarse enormemente por cualquier factor, ajeno o no a la producción. Muchos actores o directores se encuentran pocos predispuestos a colaborar, aunque el mayor problema suele presentarse a la hora de comprar la ropa. Patricia suele acudir a showrooms donde las marcas puedan dejarle ropa, aunque no siempre es tan sencillo. Sea por la crisis que vivimos actualmente o porque no todas las actrices llevan una 36. Ponía el ejemplo de como en Luces Rojas Robert de Niro interpreta a un hombre con mucho dinero, lo cual debería reflejarse en la ropa. Acudió a Ermenegildo Zegna y consiguió prácticamente todo el vestuario de esa casa. Sin embargo, eso con un actor español no suele ocurrir. Solo ocurre si eres Robert de Niro.

Image and video hosting by TinyPic

Robert de Niro en “Luces Rojas”

Otra dificultad son las escenas en las que la ropa se mancha, se rompe, o que se tienen que repetir muchas veces. Cillian Murphy tiene una escena de pelea en la película de Rodrigo Cortés. Por lo tanto, hubo que comprar 17 trajes para que no hubiese ningún problema. Milimetrado cada rasguño a cada toma. Eso sí, no hay presupuesto para 17 trajes de Ermenegildo Zegna, pero sí para 17 trajes de Zara. Patricia Monné pone de manifiesto la gran utilidad del lowcost en las series o películas. Aunque hay momentos en los que es necesario ver calidad, si ese personaje interpreta a una persona con mucho dinero, en la mayoría de los casos se pueden utilizar prendas de Zara, H&M o Primark. Y cuando se busca lujo no siempre es necesario ir a Louis Vuitton, tal vez sea suficiente con Purificación García. Eso sí, los derechos de imagen pueden jugársela. Nada de logos, nombres o colores estridentes.

Image and video hosting by TinyPic

Cillian Murphy en “Luces Rojas”

(Continuará…)

Ciclo de Moda y Cine I: la alfombra roja

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

La primera de las conferencias en este ciclo realizado en la Universidad Carlos III de Madrid se centró en la relación del cine y la moda, pero fuera de las pantallas.

La ponencia fue conducida por tres importantes bloggers de moda españolas: Vega Royo-Villanova (Daisy Vega), Natalia Cabezas (Trendy Taste) y Adriana Taeño (Ready to go ready to wear). Uno de los aspectos más tratados fue la influencia de la moda en las estrategias de marketing de lo audiovisual. Y aunque la conferencia se centraba en el cine, en este caso podemos aplicarlo al mundo de las series. Es decir, la alfombra roja.

Image and video hosting by TinyPicAdriana y Natalia en la conferencia (foto propiedad de Sensación de Vestir)

Conocemos por la alfombra roja ese espectáculo que se produce antes de cualquier presentación de serie o película, o ante una entrega de premios. Los invitados, entre los que no faltan los protagonistas o los nominados, lucen sus mejores galas y son fotografiados y expuestos a medio mundo. Sin embargo, detrás de este simple acto de vanidad, se esconde una clara estrategia de mercado. Los diseñadores encuentran en estos 5 minutos de alfombra roja, más publicidad que en muchas de sus campañas. ¿Por qué? Que Angelina Jolie acompañe a su belleza natural de un diseño de Donatella Versace llega a más público. Esta imagen será distribuida por revistas de moda, del corazón, telediarios y programas de televisión, como mínimo. Además correrá por la red y, por lo tanto, será vista por gente interesada o no en el mundo de la moda. Sin embargo, la colección de Versace solo la verán aquellos seguidores de la firma o de las tendencia.

Image and video hosting by TinyPic

Angelina Jolie de Versace

Por otra parte, muchos diseñadores ya no encuentran la misma promoción en este acto. Y es que el boom del vintage (prendas de segunda mano) está desterrando los métodos tradicionales. Muchas celebridades (y sus estilistas) consideran mejor opción llevar un diseño de hace 50 años, bonito y bien conservado, sea de firma o desconocido. Y es que según Vega Royo-Villanova “El vintage en la alfombra roja es el culmen de la exclusividad”. Nadie llevará ese vestido igual.

Image and video hosting by TinyPic

Penélope Cruz de Balmain vintage

Otra razón por la que los diseñadores han perdido fuerza en la alfombra roja es por el repentino cambio (¿será la crisis?) que han sufrido muchos modelos. Muchos famosos en vez de apostar por alta costura, se han pasado al low-cost. Muchas firmas de calle han creado colecciones más adecuadas para estos eventos, y llevamos ya tiempo viendo diseños de Topshop Unique en las premieres y de H&M Conscious en las entregas de premios.

Image and video hosting by TinyPicMichelle Williams de H&M Conscious

Natalia Cabezas, de Trendy Taste, se centró en como las grandes marcas confían en las grandes estrellas. Como ha hecho Dior con su último libro publicado: Stars in Dior. El libro muestra a grandes actrices desde Marylin Monroe o Marlene Dietrich hasta actrices de nuestro tiempo como Natalie Portman enfundadas en la alta costura de la casa. A su vez, Dior, cuenta ahora mismo en París con una exposición sobre la relación del cine y la moda. Un ejemplo más de como el cine y la televisión son esenciales para el mundo de la moda.

Image and video hosting by TinyPic

Foto: Prensa Dior

Por útimo, recalcó en este aspecto, y es que cada vez más las grandes firmas son conscientes del séptimo arte como elemento de marketing. Encontramos numerosas micropelículas en todas las grandes marcas (Chanel, Prada, Dior…) que para promocionar un producto o una colección no se contentan con una sesión de fotos. Contratando a grandes directores, narran historias que tienen de cabecera el producto, pero tratado no de forma comercial sino como puro arte. Suelen acompañar a estos directores actores reconocidos. Como en estas micropelículas, la primera dirigida por Scorsese y protagonizada por el actor francés Gaspard Ulliel para promocionar el perfume de hombre Bleu de Chanel, y la dirigida por el británico Guy Ritchie y protagonizada por el asimismo británico Jude Law para la casa Dior.


En conclusión, esta conferencia nos mostró como la moda depende del cine y la televisión como un elemento de marketing más, aunque mucho más poderoso de lo que pueda parecer.